Blog de recetas sencillas

Croquetas de calabacín

Croquetas de calabacín

¡Buenas tardes amigos de Más que pasta! Volvemos con algo salado después del desfile de recetas dulces de estos dos últimos meses. Para nuestro regreso, hemos elegido el día de hoy, día internacional de la croqueta, y que mejor que hacerlo con unas deliciosas croquetas de calabacín.

Croquetas de calabacín

La preparación es muy sencillita, como cualquier otra croqueta, y el sabor muy suave y sabroso con el punto que le da la cebolla. Vayamos con la receta.

Ingredientes:

  • Media cebolla
  • Un calabacín
  • 20 gr de mantequilla
  • 150 gr de harina de trigo
  • 500 ml de leche entera
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • AOVE
  • Sal y pimienta

Preparación:

Para preparar estas croquetas, empezaremos cortando la cebolla en brunoise. El calabacín podéis rallarlo o cortarlo muy fino con la mandolina y picarlo bien, nosotros hemos elegido esta última opción.

Croquetas de calabacín

Ponemos un poco de AOVE y la mantequilla en una sartén y pochamos la cebolla y el calabacín. Después ponemos la harina y removemos bien hasta que se cocine. Por último, vamos añadiendo la leche poco a poco, removiendo bien hasta integrarla y evitando que queden grumos.

Cuando la bechamel esté lista, la ponemos en un recipiente y dejamos enfriar unas horas, primero a temperatura ambiente y luego en la nevera.

Croquetas de calabacín

La última parte de nuestra receta será formar las croquetas de calabacín y freírlas, para ello cogemos una porción de la masa y le damos forma ayudándonos de un poco de pan rallado, no pongáis mucho. Una vez formada, la pasamos primero por huevo batido y después de nuevo por el pan. Cuando tengamos todas las croquetas listas, las fréimos en abundante aceite. Al sacarlas, las iremos poniendo en un plato con papel de cocina para escurrir el exceso de grasa.

Si pensáis que hay mucha masa no os preocupéis, podéis formar las croquetas y congelarlas. Para hacerlas una vez congeladas hay dos opciones: freírlas directamente desde el congelador (cuidando que no se quemen y queden congeladas por dentro) o sacarlas el día antes a la nevera y freírlas una vez descongeladas.

Croquetas de calabacín

Hacer croquetas es muy sencillito, si a la primera no os salen bien, seguid intentando, solo es cuestión de practicar con el formado y rebozado. El papel que cubre nuestras croquetas es un mantel individual de La Pajarita, son 100% ecológicos y tienen un diseño precioso, podéis pinchar aquí para verlo.

Nos vemos en la siguiente entrada, seguiremos con platos salados ¡hay que descansar un poquito de los empachos!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *