Más que pasta

Tallarines con salsa de langostinos

primeros
¡Buenas tardes pastosillos! Aquí estamos una semana más con la entrada salada correspondiente. Hoy os traemos un plato con unos sabores muy equilibrados, un intenso sabor a marisco en la salsa y que nos encantó probar. La vimos en Gastronomía y cía y supimos que teníamos que hacerla. Esta receta lleva algo de tiempo y es ideal para preparar un domingo o un día que no tengáis prisa para cocinar. Es una forma diferente de acompañar la salsa y ya os aseguramos que lo repetiremos varias veces ¡porque está delicioso! Os dejamos con la receta.

Ingredientes (para 2 personas):
– 250 gr. de tallarines
– 6 langostinos
– 1/2 puerro
– 1/2 cebolla
– 1 diente de ajo
– 40 gr. de whisky
– 20 gr. de Maizena
– 200 gr. de agua
– 200 ml. de leche
– Pimienta molida
– Sal
– Aceite de oliva 

Preparación:
 
Empezaremos cortando la cebolla y el puerro y pochándolos a fuego lento en una sartén. Cuando comiencen a hacerse añadimos el ajo y dejamos hacer todo. Una vez hechos retiramos todo y reservamos.
 
A continuación y en esa misma sartén marcamos los langostinos enteros, solo el tiempo necesario para que se hagan por dentro lo justo. Cuando estén hechos retiramos y los pelamos en cuanto podamos manipularlos. Reservamos la carne en un lugar donde se mantenga caliente. Las cáscaras y las cabezas las volvemos a poner en la sartén a fuego fuerte, añadimos el whisky y dejamos que se evapore mientras que apretamos las cabezas para que suelten todo su jugo (queda muy cruel, pero es la verdad).
 
Una vez que el whisky se ha evaporado, ponemos el agua, llevamos a ebullición y bajamos el fuego, dejando cocer unos 10-15 min. Pasado este tiempo pasamos el caldo por el chino, le añadimos la cebolla, el puerro y el ajo que habíamos pochado antes y 3/4 partes de la leche, dejando el otro cuarto reservado para diluir la Maizena en él.
 
Trituramos bien todo, y lo volvemos a pasar por el chino (esto es opcional, pero nos pareció que quedaría mejor). Ponemos el caldo en un cazo y lo llevamos de nuevo a ebullición, cuando comience a hervir añadiremos la Maizena disuelta en el 1/4 de leche que habíamos reservado. Dejamos hacer un minuto a fuego lento, removiendo con unas varillas para evitar que se pegue. Pasado ese minuto comprobaremos que la salsa ha espesado; apartamos del fuego y reservamos caliente.
 
Cocemos ahora la pasta en agua con sal (nunca con aceite) el tiempo indicado por el fabricante. Una vez lista, la escurrimos y la ponemos en el plato, acompañada de la salsa y los langostinos (podéis darles un “calentón” en la sartén a fuego fuerte). Ponemos pimienta a la salsa y listo.
 
Ya os hemos avisado al principio que es una plato que requiere tiempo, pero os repetimos que merece la pena porque el resultado es excelente. Esperamos que lo preparéis en casa y os guste tanto como a nosotros. Nos vemos pronto, no os diremos cuando porque estamos de exámenes, ¡pero pronto!

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *